Artículos

Educar o dar «lo que le gusta a la gente»

outdoor UCV Chimbote

Por: Hans Gutiérrez

Un tema a reflexionar, que me dejó la conversa -ayer noche- con la APF, es la existencia de una demanda constante y real de nuestros servicios por parte de organizaciones locales, lo cual debe alegrarnos. Más, la calidad de servicios que éstas esperan -lamentablemente- dejan serias dudas respecto de lo que buscan o que realmente necesitan.

Soñamos y tocamos las raices de una facilitación de primer mundo pero aún tenemos una demanda de servicios tímida y austera para los resultados a mediano o largo plazo. Creo sinceramente, que debemos ser una herramienta para la productividad fluída y creciente o para lograr resultados tangibles.

Sin embargo, contradictoriamente, muchos de esos decisores que nos contratan son felices si hacemos bailar, saltar y reir a su personal un buen rato aunque haya cero contenido y aprendizaje para el trabajo.

Somos un pais con facilitadoras/es que sueñan construyendo desde la sociedad civil (no desde el Estado) el «penthouse» de un alto edificio cuyos cimientos básicos ni siquiera terminan de cuajar. Está en nosotros, en este maremagnum de expectativas tener la ética suficiente para educar a nuestros clientes en vez de darles -como diría el recordado Alfonso «pocho» Rospigliosi- «lo que le gusta a la gente» y que finalmente no aportemos nada.

Si queremos crecer, enfoquémonos en dar buen servicio y de calidad, orientando adecuadamente a nuestros clientes respecto a lo óptimo que podemos hacer y rentabilizando adecuadamente su inversión.

Creo que la CONLAF’16 debe invitar a muchos decisores de organizaciones públicas y privadas, para que descubran lo que nosotros vemos y así estén en condiciones de solicitar mejores proyectos y por ende encontrar mejores resultados.

Hacer crecer la oferta haciendo crecer la calidad de la demanda.