Artículos

Design Thinking y la Gerencia de Proyectos

design

Escrito por: Lourdes Medina PfMP, PMP, ITIL, CSM, MSc

¿Estás en la fase de recopilación y el análisis de los requerimientos de un proyecto? ¿Necesitas obtener una clara comprensión de las necesidades y objetivos de todos los interesados y los usuarios finales del proyecto? Design Thinking puede hacer una diferencia.

Design Thinking es una técnica que recomendada para obtener resultados centrados en el usuario en múltiples contextos. Se basa en desafiar los problemas de gestión y de desarrollo de negocio, de manera similar a como un diseñador enfrenta y resuelve problemas de diseño, entendiendo diseño bajo un enfoque creativo y no solo bajo el enfoque de la belleza en sí.

Design Thinking en el contexto de la gerencia de portafolios, se aplica al diseño de modelos de negocio o estrategias empresariales y no dista mucho del concepto de experiencia de usuario, ya que se trata básicamente de adaptar el negocio o la estrategia de la empresa a las necesidades de sus usuario o clientes. Design Thinking se utiliza para el desarrollo de producto, servicios, experiencias de usuario y en toda la cadena de valor de un negocio, para resolver un amplio abanico de problemas a la hora de tomar decisiones estratégicas.

En términos generales, un buen diseño requiere que sea deseable, factible técnicamente y viable para el negocio. Design Thinking resuelve problemas a través de un método que pone énfasis en la identificación de necesidades, la visualización, el modelaje, la iteración y la creatividad. El equipo que diseña una estrategia debe observar (aceptar, analizar, definir, comprender), pensar (idear, visualizar, evaluar) y actuar (fabricar, aplicar, implementar).

Existen diferentes aproximaciones usadas en Design Thinking, tales como:

Razonamiento abductivo: es la forma de pensamiento por la cual surgen nuevas ideas, nuevos escenarios e hipótesis a considerar para resolver un problema. El propósito es que los responsables de tomar decisiones no limiten su imaginación a lo meramente evidente, y creen un conjunto de ideas (por irracionales que puedan parecer) para encontrar soluciones para el negocio.
Colaborativo: trabajar en un ambiente de colaboración, con todos los interesados en los procesos de negocios, productos o servicios.
Experimental: hacer modelos, ejemplos y plantear diferentes hipótesis. Probar iterativamente de manera de poder detectar lo que funciona y que lo que no.
Personal: considerar el contexto y todas las personas implicadas, de manera de adaptar las soluciones a las necesidades de sus usuario, clientes, gerentes de proyectos, desarrolladores de software, analistas de negocios, analistas funcionales, etc.
Integrador: observar desde una perspectiva global, diseñando los servicios, productos o procesos end to end, teniendo en cuenta todas las posibles implicaciones. Un diseño combina a los usuario, a la tecnología y a los costos.
Design Thinking se complementa muy bien con las metodologías de SAP para desarrollar productos o servicios. En los proyectos de tecnología, y especialmente en los proyectos SAP, hay muchas maneras de cómo se pueden utilizar técnicas de pensamiento de diseño durante el curso del proyecto. SAP ha incorporado en el pasado casos de uso con Design Thinking con ASAP 8 y también actualmente se aplican en la metodología de SAP Active. Algunos ejemplos de los casos de uso son:

Design Thinking para el Alcance del Proyecto
Design Thinking para el Diseño de Procesos de Negocio
Design Thinking para la Arquitectura TI
Design Thinking para el análisis de requerimientos
Espero que este artículo te ayude a descubrir situaciones donde se puede utilizar el enfoque Design Thinking y a obtener resultados y soluciones que generen valor.

Tomado de: https://www.linkedin.com/pulse/design-thinking-y-la-gerencia-de-proyectos-lourdes?trk=hp-feed-article-title-comment